145. Con una pequeña ayuda de mis amigos (y otros medicamentos)

por Nacho Mirás Fole

Ahora que están a punto de cumplirse las primeras 24 horas desde que me administraron a chorro la primera dosis de Irinotecán -el citotóxico anticancerígeno de nombre Azteca también conocido como CPT-11– tengo que decir que sigo de una pieza que y que la cosa ha ido mejor de lo que imaginé. Es pronto para cantar victoria ante el rosario de efectos secundarios que lleva incorporado el tratamiento pero, de momento, no tengo queja. Sí, ya sé: “Tranquilo, los efectos adversos se manifiestan en un no sé cuántos por cien de pacientes, no tiene por qué pasarte…”. Pero si te toca a ti porque está el dedo de Murphy señalándote desde hace un año y dos meses, entonces te jodes porque el no sé cuántos es tu cien por cien. Es justo hoy cuando Murphy podría empezar a removerme las tripas, así que permanezco a la escucha.

El de ayer fue sin duda el sorteo más raro de la lotería de Navidad que recuerdo. Convencido de que no me iba a tocar, instalado como estoy en el lado oscuro de la fortuna, me conecté doblemente: a la Cadena Ser por las orejas y a una máquina de nombre Hospira Micro Macro, que es una bomba de infusión que, convenientemente insertada al reservorio que tengo incrustado debajo del pecho, el famoso Celsito, me administra la dosis adecuadas en el tiempo adecuado. Al timón estaba Beatriz, la parte humana y amable de un tratamiento que, de otro modo, sería una visita amarga a las calderas de la existencia misma. ¡Me quedan tantas! Estoy abonado.

Pensé que sería un lavado químico larguísimo, pero más tardó en salir el gordo de Navidad que la Micro Macro en vaciarse. “¡Ostras, a ver si va a acabar en cuatro!”, pensé cuando vi que me colocaban en la máquina 4, rodeado de otros compañeros que ya veníamos con la suerte puesta de casa (adviértase la ironía).

De los veinte años que llevo trabajando a tiempo completo en La Voz de Galicia, solo dos no he estado en el equipo especial que cubre la Lotería de Navidad: el 2013 y este. Echo de menos esas carreras por Galicia adelante buscando gente que se baña con con cava catalán -la mayoría de las veces- y se empeña en llamarle champán y en jurarle al periodista que el premio lo dedicarán “a tapar agujeros”. Si es por agujeros, ¡los tengo de todas clases y todos los tamaños, oigan!

La sensación de alegría de los premiados, vivida a pie de campo, es una emoción contagiosa. A ver si en el 2015 el famoso día de la salud lo es también para mí, aunque sea una pedrea, y puedo volver a firmar en el cuadernillo especial, como aquella vez, en el 2006, que le dediqué una última a la gente de La Favorita de A Coruña.

Conectado a la Micro Macro y a la Cadena Ser me llegó la noticia de otro compañero caído en el frente oncológico justo ahora que es Navidad. Ninguna versión de With a little help from my friends tiene la potencia que le supo dar Joe Cocker, acompañado en este vídeo por Phil Collins a la batería y Brian May a la guitarra eléctrica. Nos queda su voz, la música y las letras que juntó John Lennon -otro ilustre difunto-, para recordarnos, como arrancaban los capítulos de Aquellos Maravillosos Años, que solo no va uno a ninguna parte. Gracias por esa pequeña gran ayuda de mis amigos. Sin dinero ni salud, aferrémonos al amor.

Con una pequeña ayuda de mis amigos

¿Qué pensarías si yo cantara desafinado?
¿Te levantarías y te alejarías de mí?
Préstame tus oídos y te cantaré una canción
Y trataré de no cantar fuera de tono.

Oh, lo conseguiré con una pequeña ayuda de mis amigos
Mm, llego alto con una pequeña ayuda de mis amigos
Mm, lo intentaré con una pequeña ayuda de mis amigos

¿Qué hago cuando mi amor se ha ido?
(¿Te preocupa estar solo?)
¿Cómo me siento al final del día?
(¿Estás triste porque estás solo?)

No, lo conseguiré con una pequeña ayuda de mis amigos
Mm, llego alto con una pequeña ayuda de mis amigos
Mm, lo intentaré con una pequeña ayuda de mis amigos

¿Necesitas a alguien?
Yo necesito alguien a quien amar
Podría ser cualquiera
Yo quiero alguien a quien amar

¿Creerías en el amor a primera vista?
Si, estoy seguro que pasa todo el tiempo
¿Qué ves cuando apagas la luz?
No puedo decírtelo pero sé que es mío

Oh, lo conseguiré con una pequeña ayuda de mis amigos
Mm, llego alto con una pequeña ayuda de mis amigos
Mm, lo intentaré con una pequeña ayuda de mis amigos

¿Necesitas a alguien?
Yo necesito alguien a quien amar
Podría ser cualquiera
Yo quiero alguien a quien amar

Oh, lo conseguiré con una pequeña ayuda de mis amigos
Con una pequeña ayuda de mis amigos.

John Lennon (cofirmada con Paul McCartney) Traducción de Songstraducidas.com